La importancia de la caridad

diciembre 1, 2010

La relación que tenemos los argentinos con la caridad es realmente singular, no somos un pueblo que hace de la caridad parte de su vida ni tiene una vocación real hacia la caridad, es mas bien una caridad de medios de comunicación, nos gusta decir que somos un pueblo solidario pero no lo somos en absoluto.

Como siempre digo las comparaciones son odiosas pero en este punto en particular deberíamos comenzar a mirar un poco para afuera, no hay que ser necio y negarse a copiar las buenas ideas. Que  intento decir con copiar lo de afuera, bueno en este mundo globalizado no es difícil ver cuán activo es el movimiento en torno a las acciones caritativas y cuan internalizado tienen el concepto de caridad en otros países, ojo que no estoy hablando de limosna, de dejar 2 pesos en la canasta de la iglesia los domingos, me refiero a vivir la caridad como un valor deseable y esperable en una persona de bien, algo socialmente bien visto y que los padres enseñan a sus  hijos desde muy pequeños mediante el ejemplo. En resumen creo que la caridad que deberíamos practicar y enseñar a nuestros hijos es la de dar lo que no nos sobra, es la de dedicar tiempo y esfuerzo en los que menos tienen y mas necesitan.

La caridad es algo que, sin dudas,  nos hace mejores personas por lo que parece razonable que todos hagamos de esto algo propio y comencemos a actuar, simplemente hay que sacar la cabeza de la tierra y mirar a nuestro alrededor.


La filosofia del atajo

noviembre 24, 2010

Los argentinos nos jactarnos a diario de cuan vivos somos, como siempre hacemos las cosas mejor, en menos tiempo y de forma mas sencilla que el resto del mundo; para cualquier argentino los demás son todos boludos (si se me permite el término) y sin embargo no logramos terminar de despegar como grupo, como sociedad ni como país…he aquí una de las explicaciones que se me ocurren la cual no explica ni remotamente la totalidad de los problemas que a mi entender tenemos como sociedad.

Mi visión es que los argentinos vivimos bajo la filosofía del atajo, este principio que guía nuestras vidas nos lleva de forma casi inconsciente a evadir todas las reglas a fin de lograr nuestro cometido en el menor tiempo y con el menor esfuerzo posible. Ejemplos de esta conducta abundan a cada paso, van desde pasar semáforos en rojo, colarnos en las colas haciéndonos los distraídos, copiar en exámenes hasta aprobar leyes en el congreso sin las mayorías que indica la constitución; lo peor de estas conductas no es que sean parte de nosotros sino que las festejamos como algo inteligente o algo que nos distingue como mejores.

Ahora ¿Cómo se sale de este círculo vicioso? ¿Cómo se cambia la mentalidad de 50 millones de argentino? yo creo que de a uno por vez, creo que es tan simple como cambiar uno, sin buscar nunca excusas para tomar el atajo, sin caer en la tentación de decir …bueno paso en rojo porque estoy apurado y no viene nadie… y cosas así. Es difícil, muy difícil batallar a cada instante con el “vivo” que llevamos adentro pero se puede, hay que hacer a cada instante lo que nos gusta ver en otros paices, decir gracias, por favor, ser corteces y lo mas importante… educar a nuestros hijos en estas reglas explicándole porque y para que.


A %d blogueros les gusta esto: